Una boda con niños

in Artículos

Toma nota de estos consejos si en tu boda van a asistir niños. 

¡Seguro que ellos también se lo pasan en grande!

Hoy os traemos unos consejos a tener en cuenta y que los niños de vuestros queridos invitados la recuerden por mucho tiempo.
Los niños imprimen un tono de ternura, frescura y espontaneidad a la celebración que la hace más única si cabe. Son una fuente inacabable de anécdotas, y por eso mismo, debemos hacer todo lo posible por integrarlos en nuestro día especial, y hacerles participes de ello.
Sin embargo las reglas de protocolo y la alegría desbordante de nuestros pequeños no siempre son los mejores compañeros, es por eso que tenemos que tener pensado como hacer que se diviertan y cual será su papel en la boda, cuidándolos con el mismo mimo que al resto de invitados. Esperamos que estos consejos os sean útiles!

1- Si cuentas con los niños, díselo!

Si has decidido que en tu boda si quieres niños, toma la iniciativa y avisa a los padres de tu decisión.
Muchas veces los padres no se atreven a preguntar, y dan por hecho que no quieres niños en la boda o piensan que tendrán que estar mas pendientes de ellos que de otra cosa. Es vuestro día, si realmente cuentas con los niños,  ¡házselo saber!

2- Entrena con tu mini-protagonista

¿Quieres que los niños formen parte de la ceremonia? No solo es buena idea, si no que su participación será un recuerdo imborrable para todos los asistentes. Sin duda acaparará miradas y sonrisas, pero no te robará el protagonismo.. O si!

Con un niño en la ceremonia, seguro que todo saldrá bien, aunque seguro que no como habías previsto.

Para minimizar  riesgos, involúcrale, enséñale y practica con él lo que debe hacer.
Lo pasareis muy bien, y sabrá a grandes rasgos lo que esperas. Planificad una visita al lugar de la ceremonia y aprovechad para que el niño conozca el lugar y se sienta seguro.
Ayudar con el velo, ocuparse de los pétalos de flores, llevar los anillos.. estarán encantados de participar.

3- Los niños se manchan.

Los niños se manchan, incluso en las bodas. Lo importante aquí es en que momento de la boda sucede.
Una mancha antes de las fotos, o un pipí por la emoción es una faena. Ármate de paciencia, estas cosas pasan.

Si van a tener un papel protagonista en la boda tal vez quieras uniformarlos. Para ello te recomendamos que pienses en el estilo que has elegido para tu boda: boho-chic, rústica, clásica… y en base a eso, elige el mejor conjunto para ellos.
Hay muchas opciones. Busca la comodidad, no te olvides que después del “si quiero”, ellos querrán correr y jugar.
Y mancharse. 😉

4.- Una boda es una fiesta

Sin duda debemos conseguir que los niños estén entretenidos, por muchos motivos. El principal es que es comprensible que quieras disfrutar de tus invitados adultos, y no verles preocupados y teniendo que encargarse demasiado de sus hijos. Si puedes, crea un espacio para los niños, donde estén cómodos y puedan disfrutar de su versión particular de tu fiesta. Si consigues a alguien que pueda encargarse de ellos una vez comience el convite todos disfrutarán  a sus anchas. Opciones hay muchas: animación, canguro, pintura… ¡BODAS BULLDOG TE AYUDAMOS A CONSEGUIRLO!

5 – Ten en cuenta las edades y planifica como será el día para ellos

Ten en cuenta las edades de los niños y planifica el día y los espacios para ellos. Como ideas, podemos proponerte unas cuantas:

Organiza una mesa de peques e intenta marcarla con algún detalle infantil; unos meseros originales, una pequeña bolsa de regalices… Además ponerles algunas pinturas y dibujos siempre ayudará a que se entretengan y estén mas tiempo sentados, pero sobretodo ayudará a que disfruten!

Después de la comida (o durante), querrán mover el esqueleto y sobretodo jugar. Para eso podemos recrear espacios donde hacer que vuele su imaginación. Rincones infantiles, castillos hinchables o un enorme rincón donde se podrán tumbar o hacer la sobremesa son una buena idea.

Endulza el final de la fiesta con un Candy Bar y busca un buen sitio donde exponerlo. Seguro que no solo los niños se acercan a coger golosinas. Con un poco de imaginación tendréis mil formas de como presentar las nubes, los regalices, chupa-chups y piruletas, palomitas e incluso algodones de azúcar.

Ya veis que con pequeños detalles podéis conseguir que los pequeños disfruten del día. Y los papis también!